Jorge Castillo

El más internacional de los artistas vivos de Galicia pasa su infancia en Argentina, donde su padre, negociante y viajero impenitente, ha tenido que radicarse por razones políticas y donde morirá en plena guerra civil española.

La sensibilidad del futuro artista se manifiesta desde sus primeros años ya que dibuja incansablemente y realiza una serie de ilustraciones inspiradas en los relatos de “Corazón“, de Edmundo de Amicis, libro en aquellos años de divulgación considerable.

Jorge Castillo, irregular estudiante, inicia trabajos manuales y escribe relatos. Un accidente callejero le lleva a trabajar en una industria mecánica, donde aprende dibujo técnico. Comienza a conocer la pintura contemporánea y lee incansablemente.

A partir de 1950 se dedica intermitentemente a la pintura y traba amistad con gallegos notables residentes en Buenos Aires, como Laxeiro, Colmeiro y Seoane. Permanece en Argentina hasta 1956, en que viene a España y cumple el servicio militar en Zaragoza, donde aprovecha el tiempo libre para pintar.

En 1958 traba amistad con Juana Mordó, entonces a cargo de la Galería Biosca. Se relaciona con artistas españoles de renombre, que comienzan a admirar la personalidad del joven gallego americanizado. Extiende inicalmente su nombre a París y fija residencia en Barcelona, donde se casa en 1961 y enviuda dos años más tarde.

Se instala en París y conoce a la italiana Marienza Binetti, quien durante años ejercerá una intensa influencia en el artista, y a la que retrata incansablemente. Su obra se abre caminos en toda Europa y en Nueva York en los años finales de la década de los sesenta. Su tríptico de grandes dimensiones titulado “Palomares“, sobre el incidente de la bomba atómica perdida por los norteamericanos en aguas del bajo Mediterráneo, alcanza fama mundial.

En 1969 es invitado a residir y trabajar durante un año en Berlín, donde realiza numerosas pinturas, grabados y esculturas. En los años sesenta la fama de Castillo se consolida, y sus exposiciones se producen en las principales galerías del mundo, lo que da lugar a que escriban sobre Castillo los más importantes críticos. En 1977 aparece la primera monografía sobre el artista gallego, escrita por Werner Haftmaum. En 1982 se vincula a la célebre galería Marlborough, árbitro del arte contemporáneo en Estados Unidos. Nuevas monografías en diversos países entre ellas la escrita por Carter Ratcliff.

Sus esculturas se emplazan en lugares públicos de las ciudades más importantes del occidente europeo. En España se consagra definitivamente con la publicación de la citada monografía de Ratcliff por ediciones La Polígrafa. Adquieren obra suya importantes museos, como el Guggenheim de Nueva York, donde al artista fija su residencia y tiene un amplio estudio. En su ciudad natal, Pontevedra, se le dedica una sala especial durante la celebración de la Bienal, en 1988. La citada galería neoyorkina y el Meadows Museum de Dallas, Texas, le dedican grandes exposiciones que se repiten en Barcelona y Santiago de Compostela durante el año 1990.

La obra de Jorge Castillo figura en museos de todo el mundo, desde Estados Unidos a Jerusalén. Compostela será sede de su museo permanente, por acuerdo del artista con la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de Santiago.

Dibujante excepcional y un artista de exquisita sensibilidad. Sus gamas neutras, en las que abundan negros, tierras y ocres, dan a su obra un extraño misterio. Parecen que quieren inquietar al espectador esas criaturas sinópticas, en espacios vacíos o indefinibles. El mundo onírico tiene gran importancia en Castillo, cuya figuración está muy idealizada, y acude con frecuencia a un deliberado infantilismo que le emparente con el llamado “arte pobre”.

Se aproxima al surrealismo, del que parten muchas de sus creaciones, aunque también está cerca, a veces, de un cierto hiperrealismo muy personal. Hay una etapa en Castillo puramente testimonial, aunque subjetivizada, en sus cuadros de Nueva York, donde la avasalladora perspectiva de las arquitecturas gigantes de esta urbe es disculpa para ejercicios plásticos inconfundibles. Es siempre, técnicamente, un maestro impecable, y cualquier influencia, y en él son múltiples, la transforma al fin en su propia personalidad.

(Fuente: Fundación Obra Social Abanca)

Sobre el Artista

Jorge Castillo

Pontevedra (España), 1933

Más información [web externa]

Obras de Jorge Castillo
Selecciona los filtros y cierra esta panel para ver los resultados {content}
Todos los precios incluyen IVA

Visita Nuestra Galería en el Centro de Madrid

Dirección

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid
España (Spain)

Horarios

Lunes-Viernes: 10-14 y 16-21 h.
Sábados: 10-14 h.
También bajo cita previa

Contacto

Teléfono: (+34) 91 360 47 13
Email: info@tallerdelprado.com
Formulario de Contacto

¡Quiero recibir novedades
y un 20% de descuento en mis compras!

Regístrate gratis como Socio del Taller del Prado y recibe a nuestro boletín de noticias con novedades, eventos y promociones exclusivas.


Taller del Prado - Arte y Ediciones

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid. España (Spain)

Email: info@tallerdelprado.com
Teléfono: (+34) 91 360 47 13

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0