Serge Poliakoff

Nació en el seno de una familia acomodada, lo que le dio la oportunidad de frecuentar el salón literario de una de sus hermanas y de alternar con la aristocracia rusa, en San Petersburgo, en casa de otra de sus hermanas, casada con el príncipe Galitzine.

Desde muy pronto conoció la literatura y se inicio en el canto y en la música, particularmente en la guitarra. La revolución de 1917 puso fin a este periodo, y Poliakoff se vio obligado a recorrer Europa acompañando a su tía, una famosa cantante, tocando la guitarra para ganarse la vida.

En 1923, se estableció en Paris, y en 1929, comenzó a trabajar la pintura. Los cuadros realizados en esta época, hoy desaparecidos, eran todavía fruto del academicismo. La estancia de Poliakoff en Londres (1935-1937) resulto bastante fructífera, ya que siguió los cursos de la Slade School of Art, descubrió en los museos la obra de los primeros italianos, Cezanne, Gaugin, Seurat, Klee, Juan Gris, así como los sarcófagos egipcios, que le impresionaron profundamente.

Después de casarse con Marcelle Perreur. Lloyd, retorno a Paris, donde conoció a varios artistas que ejercerían mas tarde una influencia determinante en su labor pictórica: Kandinsky le ayudo a reafirmarse en su postura halagando su primera obra abstracta expuesta en 1938; mantuvo también contacto frecuente con Robert y Sonia Delaunay y con Otto Freundlich, por el que sentía una gran admiración. Poliakoff se situó al margen de toda teoría explicativa del arte abstracto; dirigió su pintura instintivamente por el camino mas puro, dejándose llevar por su gusto al color.

En 1945, expuso sus obras abstractas realizadas en el periodo 1942-1945, acompañadas de un prefacio de François Chatelet donde se remarcaba la calidad de la materia. Poseía ya los medios esenciales para su arte y en lo sucesivo su obra se caracterizaría por una falta de homogeneidad, que solo el observador apresurado puede considerar uniforme.

En 1946, tomo parte en el Salón de Mayo y en el Salón de los Independientes. Temiendo la formación de una nueva tendencia decorativa – Charles Etienne juzgo sus telas tan agradablemente abigarradas como un tapiz de Bujará o de Samarkand» oscureció momentáneamente su paleta, limitándose a menudo a juegos de claroscuro.

Durante los años 1941-1951, abandono progresivamente la linea y el circulo; únicamente la textura y el color refinado suscitan el espacio, organizando una serie de rompecabezas de formas sutilmente angulosas.

Hacia 1952 (año en el que, gracias a un contrato con la galería Bing, pudo abandonar su trabajo de musico en un cabaret), compuso sus telas, de mediano tamaño, aislando los motivos en su centro. En 1958, Poliakoff opto por sus superficies mayores, y en los años sesenta, sus formas imbricadas sobre ellas se alargan hasta el mismo borde de la tela, abriéndose en su expansión hacia el espacio exterior.

Poliakoff dio gran importancia a la vibración de la materia, especialmente después de haber contemplado en 1952 el Cuadrado blanco sobre fondo blanco de Malievich. Sin embargo, en 1968 se alejo de estos efectos de la materia (pinceladas, superposición de colores, densidad) y se dedico de pleno a la elaboración de formas planas, basándose en una geométrica estricta y sirviéndose de mezclas menos elaboradas; sus ultimas obras marcan el cromatismo típico de los frescos de Giotto que Poliakoff admiro en la capilla de los Scrovegni en Padua.

El rigor de la ultima fase de su evolución hace pensar en algunos aspectos de la abstracción minimal. Sin embargo, Poliakoff difería profundamente de este movimiento, pues tenia una sensibilidad sutil; además, su concepción del arte se basaba en el apoyo en un acceso interior en perpetuo desplazamiento (según términos de Christian Zervos) y finalmente, por una necesidad de plasmar en el cuadro mas lo del alma que lo de la inteligencia, como escribió en sus cuadernos personales.

Sus exposiciones se han ido sucediendo a partir de 1958, en museos extranjeros y en exposiciones internacionales. En 1962, se le dedico toda una sala en la Bienal de Venecia. Una importante exposición retrospectiva de su obra fue organizada en 1970 por el Museo Nacional de Arte Moderno de Paris. Otras de la misma categoría se organizaron en 1975 en Suiza y en Bélgica.

 

Sobre el Artista

Serge Poliakoff

Moscú (Rusia), 1906 – Paris (Francia), 1969

Obras de Serge Poliakoff
Selecciona los filtros y cierra esta panel para ver los resultados {content}

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

Visita Nuestra Galería Central en Madrid

Dirección

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid
España (Spain)

Horarios

Lunes-Viernes: 10-14 y 16-21 h.
Sábados: 10-14 h.
También bajo cita previa

Contacto

Teléfono: (+34) 91 360 47 13
Email: info@tallerdelprado.com
Formulario de Contacto

¡Quiero recibir novedades
y un 20% de descuento en mis compras!

Regístrate gratis como Socio del Taller del Prado y recibe a nuestro boletín de noticias con novedades, eventos y promociones exclusivas.


Taller del Prado - Arte y Ediciones

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid. España (Spain)

Email: info@tallerdelprado.com
Teléfono: (+34) 91 360 47 13

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00