Jean Tinguely

Tinguely nació en Friburgo (Suiza) el 22 de mayo de 1925. Su familia se mudó a Basilea después de su nacimiento. Fue allí donde diseñó sus primeras máquinas mientras jugaba en el bosque. En 1941, comenzó sus estudios como decorador y entró en la Escuela de Artes Aplicadas de Basilea. Allí conoció a su primera novia, Eva Aeppli, y realizó sus primeras esculturas de metal como Stabilé II (c. 1948). Desde el principio, la influencia de Alexander Calder, Vassilij Kandinsky se hizo evidente en su trabajo.

En 1952, la pareja se muda a París y en 1954 se celebra la primera exposición de la obra de Tinguely en la Galería Arnaud. También expuso en Milán y Estocolmo donde conoció al crítico de arte Pontus Hultén. Ya en 1955, Tinguely y Aeppli alquilaron un gran taller ubicado en un callejón sin salida de Ronsin. Fue allí donde el artista diseñó sus piezas más bellas. Las primeras máquinas atestiguan el espíritu con el que desarrolló todos sus modelos: conjuntos de objetos ordinarios animados por una vida mecánica. Sin embargo, a diferencia de las máquinas de Leonardo da Vinci, las máquinas de Tinguely son, a sabiendas, imperfectas: degradadas, ruidosas, incontrolables. Son precisamente inútiles (o más bien inutilizables), dedicadas únicamente a la liberación del movimiento y la energía.

En 1955, Tinguely participa en la primera exposición sobre arte cinético de la Galería Denise René. También se incluyeron en la muestra las obras de Alexander Calder, Marcel Duchamp y Victor Vasarely. En 1959, Tinguely inaugura la serie Meta-Matics: esculturas mecánicas que dibujan por sí mismas y funcionan con gasolina. Se exhibieron varios modelos en la Galería Iris Clert, así como una versión monumental durante la primera Bienal de París, bajo el asombro de André Malraux.

Tinguely conoce a Niki de Saint-Phalle que se convertirá en su compañera. Estuvo en contacto con Daniel Spoerri, Yves Klein y Pierre Restany y juntos firman el manifiesto del «Nuevo Realismo», que acabó rápidamente. A partir de 1960, sus creaciones dieron un giro hacia la autodestrucción. En Nueva York, presentó una escultura compuesta de desechos que se desintegraron directamente en los jardines del MoMA, Nueva York. «Fue una espléndida obra de arte», dijo el artista. «Ella había desaparecido, se había dado la vuelta, no tenía sentido, se convirtió en espíritu puro».

Cuando regresó de Estados Unidos, el artista suizo comenzó una nueva fase de creación. Las máquinas eran cada vez más ruidosas y más metálicas. Tinguely diseñó otras instalaciones autodestructivas como Étude pour une fin du monde No.1 (1961) y Étude pour une fin du monde No.2 (1962). La serie fue seguida por las obras Baluba in zoomorphic drums (1962), carrozas, rockeros y las primeras esculturas negras de Heureka (1964). Tantas odas dedicadas al único movimiento que fascinó al artista.

Las máquinas de Tinguely alcanzaron dimensiones impresionantes: Requiem pour une feuille morte (1967) mide 11 × 3 metros. El movimiento sin sentido de las esculturas se convierte en un eco de vanidad y futilidad. Sin embargo, las esculturas siguieron siendo monumentales, como Chaos No.1 (1973). Se concibieron proyectos faraónicos que nunca vieron la luz del día, como Lunatour que había de medir 110 metros de altura. Cada instalación requiere de varios días de montaje y toneladas de material, como si se tratara de una construcción.

En 1970, Tinguely compra un pedazo de tierra en Milly-la-Forêt, al sudeste de París e instala una cabeza ciclópea de 22 metros de altura, en la que se puede pasear. En 1977, presenta el famoso Crocrodrome en París, durante la inauguración del Centro Pompidou, una instalación monumental similar a un parque de atracciones. En 1978, diseña sus primeras Méta-Harmonies: máquinas que no producen música ni ruido, sino sonidos. A partir de 1979, también participa en el famoso Jardín de Tarot de Niki de Saint-Phalle ubicado en la Toscana.

Las estructuras de la década de los 80 se tornaron más oscuras. Tinguely incorporó huesos de animales y como amante de la velocidad, paralelamente a esto, conducirá coches de F1. En 1987, diseñó el Grosse Méta-Maxi-Maxi-Utopia para la gran retrospectiva que le dedica el Palazzo Grassi de Venecia. La serie macabra Mengele-Danse (1985) completó el ciclo oscuro y magnífico de Jean Tinguely que falleció en Berna (Suiza) el 30 de agosto de 1991.

(Fuente: barnebys.es)

 

Sobre el Artista

Jean Tinguely

Friburgo (Suiza), 1925 – Berna (Suiza), 1991

Obras de Jean Tinguely
Selecciona los filtros y cierra esta panel para ver los resultados {content}

Visita Nuestra Galería Central en Madrid

Dirección

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid
España (Spain)

Horarios

Lunes-Viernes: 10-14 y 16-21 h.
Sábados: 10-14 h.
También bajo cita previa

Contacto

Teléfono: (+34) 91 360 47 13
Email: info@tallerdelprado.com
Formulario de Contacto

¡Quiero recibir novedades
y un 20% de descuento en mis compras!

Regístrate gratis como Socio del Taller del Prado y recibe a nuestro boletín de noticias con novedades, eventos y promociones exclusivas.


Taller del Prado - Arte y Ediciones

c/ Gran Vía 16, 5ª planta
28013 Madrid. España (Spain)

Email: info@tallerdelprado.com
Teléfono: (+34) 91 360 47 13

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00